Relación entre enfermedades del cuerpo y la salud oral

El 90% de la población mundial tiene riesgo de sufrir algún tipo de enfermedad bucodental.

enfermedades periodontales crónicas Algunos estudios sugieren que determinadas formas crónicas de enfermedades periodontales (patologías de las encías) pueden tener relación con la obstrucción arterial, la angina de pecho, los partos prematuros o el bajo peso de los bebés al nacer; mientras que la pérdida dentaria antes de los 35 años de edad podría ser un factor de riesgo de Alzheimer.  



En cuanto a los pacientes con glucemia no controlada es importante destacar que presentan un mayor riesgo de padecer enfermedad periodontal y sufrir pérdida de dientes. Por su parte, el VIH o SIDA podría propiciar más infecciones en la mucosa oral que las habituales en una persona sana. 

 

Así mismo, además del papel crucial que juega una buena salud dentaria, gingival y oral en la salud general, también contribuye a mejorar la calidad de vida, las relaciones laborales y sociales, y disminuye los cuadros de dolor y molestias de la población. Sin embargo, en muchos países, la carga de las enfermedades orales y sus devastadores costes para las familias continúan siendo subestimados y, a nivel mundial, el 90% de la población está sometida al riesgo de algún tipo de enfermedad buco dental  como la caries, la enfermedad periodontal o el cáncer oral.

El Consejo General recuerda que la primera fase de la salud oral empieza siempre por el compromiso individual con la prevención, basada fundamentalmente en unos buenos hábitos de cepillado y visitas periódicas a las clínicas odontológicas, y que el odontólogo es el facultativo de referencia a la hora de ofrecer los tratamientos disponibles más adecuados para conseguir una buena salud buco dental.